vendredi 15 juin 2007

Rayos, truenos & centellas

Anoche me despertó una tormenta. O sea el truenazo que siguió al relampagazo. Yo no sé si es una reacción natural, tipo instinto de conservación, o si más bien es un rasgo típico de quien ha vivido toda su vida en zona sísmica, pero para mí el bramido de la naturaleza siempre significa peligro. O sea, si natura suena es porque piedras trae, o huayco, o derrumbe o un edificio que te va a caer encima como no te pongas a buen recaudo ipso facto. El hecho es que el trueno reventó y, aun antes de recuperar la conciencia, yo ya estaba casi de pie pensando "temblor", cuando el único movimiento telúrico que se ha registrado por acá en los últimos tiempos fue provocado por las excavaciones para una planta geotérmica o termodinámica, algo así.
Lo que siguió luego fue la misma sensación que me invade cuando voy en un avión que atraviesa una turbulencia feroz y todos roncan a sus anchas, menos yo. O sea, si no es un terremoto en tierra firme es la inminencia de una catástrofe aérea. Imposible relajarse. Pensar que si yo viviera, digamos en el Líbano, siempre sería una buena noticia comprobar que las ráfagas deslumbrantets y el estruendo son solo una tormentita y no un bombardeo. Claro que si, en cambio, yo fuera un cazador-recolector nómade, apenas acostumbrándose a caminar erguido, un despliegue de fuerzas naturales como este me llevaría necesariamente a concluir que se trata de una manifestación divina -de advertencia, castigo o buena señal-, algo como el que debe haber sido el origen remotísimo de las religiones.
En esas divagaciones ociosas andaba cuando Magtán se dignó a despertarse para decirme que no era nada, que me vaya acostumbrado, que disfrute el espectáculo. Ya lo quisiera ver en medio de un temblorcito en el centro de Lima.

12 commentaires:

Ana a dit…

chat, que chistosa eres!! es cierto que Magtancito puede perder su parsimonia si un temblor lo agarra en pleno centro de Lima, pero... nada como tú cuando te pones como un locón! Por lo que sea. Ja!
Además Magtan no tiene esa fijacion por el desastre natural que nosotras tenemos! Recuerda eso de "Senhor libranos de tu ira", mas limenho que la mazamorra. Mejor dedicate a dejarte llevar por la sensacion que te producen las tormentas, y sus rayos, creo que te puedes sorprender de ti mimsa. Y creo que este post no es publicable! bachi

chica a dit…

"Ya lo quisiera ver en medio de un temblorcito en el centro de Lima". Claro! Sobre todo si lo agarra en las oficinas del diario (a ver de qué le sirven los cascos que nos dejaron los amigos de seguridad) y en la "mezzanine" de publicaciones. Jajaaa :D

Jen a dit…

locón? moi?

chica, tú me entiendes

schatz67 a dit…

Nuestra realidad citadina y limeña solo nos hace sensibles a los temblores.Las lluvias,nevadas,temporales,vientos fuertes y truenos -como en este caso- son términos de un libro de geografía y no de nuestra contaminada realidad.

Por eso somos así,modositos,tibiones y poco afectos a las emociones extremas.Como bien dijo alguien hace tiempo"en Lima hasta los microbios se acojudan".

Para la próxima no te achicopales Jen,todo es cuestión de costumbre.

Saluditos

Jorge

Jen a dit…

prometido george! ahora, la tormenta pajísima, un espectáculo, todo lo que quieran; pero lo que yo quiero saber es cómo hace el resto del mundo para dormir mientras todo tiembla y se ilumina a su alrededor!

juan carrillo a dit…

y viste la lluvia que nos cayó hoy en zureich? fue total. cuando todo se puso obscuro, a eso de las 9:30am, me fui a mi hogar a cerrar puertas y ventanas. la pared the agua me cayó encima...

Anonyme a dit…

No sé... Martha alucina y se hace cruces cuando, por la mañana, me cuenta (yo no me enteré) que durante la noche ha habido una tormenta con lluvia, truenos, centellas y martillos de Thor y rayos de Zeus Tonante... Primero, me lo cuenta (y así me entero yo) y, segundo, me pregunta cómo pude no enterarme... No tengo respuesta para lo segundo.
"¿Cómo no me enteré? Pues... es como una habilidad que tengo: no enterarme de nada", contesto, mezclando la broma con lo serio...
En cambio, ella misma cuenta que en Lima, los temblores de tierra no le hacen siquiera inmutarse.
Yo no creo que ante un temblor de tierra yo pudiera dormir, la verdad. Y quiero decir que, primero, me despertaría y, además, no podría volver a conciliar el sueño.
Y ya no sólo dormir; no creo que si me pillara despierto fuera capaz de evitar sobreexcitarme ante lo que, para mí, sería novedoso y sorprendente. Emocionante, incluso.
No hace mucho, por aquí cerca, en Bermeo (a unos 60 kilómetros), hubo un conato de intento de proto-nano-terremoto... (el parto de los montes que decían, que termino siendo un discreto cuezco de la madre tierra), y fue el tema de conversación de la zona durante semanas... Algo inédito y sorprendente, pese a que, fríamente visto, fuera bien raquítico y miserable.

Me llama la atención lo que escribía Jorge, por ejemplo, y si bien desde otra perspectiva, me sumo a ello, porque si algo me pasaba a mí (totalmente falto de costumbre ante algo tan inmenso como Lima) era precisamente que se me descargaba, desorientaba y rompía mi sentido de la orientación medioambiental y sus conexiones temporales, lo cual me provocaba un inexplicable malestar... O quizá mejor (si la palabra existe, bien y si no, me la invento): un "desestar".
Mi reloj cronológico está sustentado en lo visual (de hecho yo, ya puestos, no soporto los relojes digitales... las 16,43 para mí no es una hora, más sujeto como estoy a mi nomenclatura tipo "cinco menos veinte pasadas"), y caminar por Lima, sin un cielo o sin un paisaje cercano y lejano legible en el que, entre otras cosas, cambia el color acompañado por la hora(especialmente los azules y los verdes de cielo y montañas)era como caminar por una burbuja en la que no sentía referencias claras de tiempo...

Javier

Fiore a dit…

Querida pero nada como el olor a tierra mojada despues de lluvia, la bulla y el juego de luces. Mientras llueve, podria quedarme horas oliendo y no hay mas ruido que las gotas....hum!!! Y los truenos, pues superan de lejos los que nos asustaban en Huancayo, no son como el ruido de una gran olla de popcorn, son mas como una batalla con ollas y sartenes incluidas... En fin... nada como la garua de Lima!!!

Jen a dit…

Hola Javier! sospecho que mi cónyuge estará totalmente de acuerdo contigo. en cuanto a Martha, no por gusto le decían la chica terremoto.

Jen a dit…

dicen que este será el invierno más frío de los últimos años en el Perú. quizá podemos hacer negocio importando paraguas para la flamante lluvia limeña.

Anonyme a dit…

ULTIMO MINUTO ! LA PACHAMANCA SE LLEVARA A CABO LUEVA O TRUENE CON RAYOS Y CENTELLAS, ULTIMO PLAZO PARA LAS INSCRIPCIONES HOY 21 DE JUNIO SOLSTICIO DE VERANO "INTI RAYMI" CRONOLOGICAMENTE HABLANDO
FELIZ DIA DEL ANDINO EL 24 !! SALUDOS
José

Fiore a dit…

Ya!! si, si claro, pobres que sin arboles ni montañas ni diferentes verdes y azules andan sin brujula. pero que con la noche que cambia tanto de acuerdo a la estacion? Yo hasta ahora no me acostumbro a que anochezca a las 4 de la tarde en invierno o a eso de las 10 de la noche en verano. El reloj no nos dice nada porque no tiene sentido cuando el contexto cambia tanto. Peor aun que en verano debamos prepararnos para una semana de 8 grados de temperatura... ahi son los calendarios que no dicen nada cuando osamos salir de nuestro nido. Que miedo estar desorientado no? pero que descubrimientos tambien de que a pesar de todo no solo llegamos a sobrevivir sino que es muy posible que nos sintamos comodos.