vendredi 25 mai 2007

Autoridades fronterizas

El domingo pasado, a eso de las tres de la tarde, el ciudadano francés Gerard Valdenaire, de sesenta años, cruzò la frontera suiza junto a su esposa y un grupo de amantes de la caminata. A solo diez metros de la aduana de Roche dor, Valdenaire se desplomó y a los pocos minutos murió como consecuencia de un infarto fulminante. Ese fue el final de sus días y el comienzo de una odisea macondiana para su mujer y sus amigos.
Los primeros en llegar al lugar fueron los paramédicos de la ciudad más cercana; Porrentruy; que solo pudieron constatar el deceso porque está prohibido transportar cadáveres en una ambulancia. Antes de retirarse llamaron a un médico francés para que levantara el acta de defunción. Este último, a su vez, llamó sucesivamente a los bomberos y al Servicio de Asistencia Médica Urgente -Samu- para tratar de gestionar el traslado de los restos de Valdenaire pero en ambos casos le dijeron que esa función no les correspondía. A eso de las cinco de la tarde un vecino contactó a la la policía del pueblo cercano de Pont de Roide; Francia, pero ni bien llegaron los efectivos aclararon que lamentablemente no podían ocuparse del finado porque este se encontraba en territorio suizo.
Cuando ya empezaban a caer las primeras gotas del que sería uno de los más fuertes chubascos de esta temporada, otro de los vecinos llamò a un amigo suyo en la municipalidad y este consiguió que los policías aceptaran trasladar el cuerpo a una granja, ubicada a unos treinta metros del lugar donde había muerto el muerto, ya en tierra francesa. Mientras tanto; los policías franceses, que habían tratado infructuosamente de pasarle el bulto a la juridisdicción de Glere, optaron por llamar a sus colegas suizos para ver qué ondas. Pasadas las siete y media de la noche; los policías suizos se hicieron presentes pero explicaron que de ninguna forma podían aceptar la validez de un acta de defunción firmada por un médico francés. Media hora más tarde; un médico helveta levantó otra acta.
Resuelto el engorroso trámite legal, todavía hubo que salvar otro escollo. La carroza de la única funeraria de la zona no podía bajar por la trocha que lleva a la granja: 500 metros de pendiente carrozable, sola vía de acceso al lugar desde territorio helvético.
Finalmente, cerca de las diez de la noche, el que en vida fuera Gerard Valderaine comenzó a descansar en paz mientras lo acomodaban en la que sería su penúltima morada: la parte trasera de la 4x4 de un lugareño.

11 commentaires:

Martin a dit…

Yo me voy alguna vez en esa parte para buscar champignones, tambien con Zambi. Zambi e prohibito de Francia pero vamos...mejor che no passa nada.
Un dia, te voy a mostrar Roche d'Or, tambien es el sitio de la expo de dinosorios (2 kilometros) y tambien es un luego donde se ve los Alpes al sur y las montagnas de Alsacia (ballons d'Alsace)al nord.
Prego para que todo passa bien.
Te quiero.

PS:corriges aussi mon espagnol approximatif

Jen a dit…

amogcito, el senhor se murió, nadie lo quería llevar; la lluvia lo mojó; focus please

George a dit…

ayyyyyyyyyyy......

a ver, primero me sentñi conmovido por la muerte del señor, luego indigando por la aparente falta de sensibilidad, después molesto por la burocracia y al final me me matado de risa al leer los comments.


ahora no sé como me siento....

Jen a dit…

moraleja: no te mueras nunca!!!!!

juan carrillo a dit…

Vale, pero ahí no sólo hay autoridad fronteriza sino también ciudadano/a fronterizo/a que, caray!, sólo piensa en obedcer la ley. La esposa estaba allí. Por qué no se cargó el muerto y lo presentó luego en Suiza? Luego les podría explicar. El chongo, claro sería no de un muerto mojado del otro lado de la frontera si no de una anciana sospechosa de haber asesinado a su esposo, con la única coartada de un acta francesa de fallecimiento.

Jen a dit…

estás en lo cierto

Martín a dit…

Este es un ejemplo de que a veces la burocracia y los papeleos cuadriculan tanto a la gente que ya pierden la noción del sentido común.

juan carrillo a dit…
Ce commentaire a été supprimé par l'auteur.
Jen a dit…

de hecho, el sentido común nos ahorraría varias complicaciones innecesarias; tanto en suiza como en perú

schatz67 a dit…

Estimada Jen,

No he podido acercarme a visitarte antes pues he estado arreglando algunos problemas causados por tus artículos semanales.

El primero,una depresión descomunal que le causó a una amiga que vive fuera del país tu artículo sobre los 35. Ahora no solamente tiene la depresión de la edad sino también un cuestionamiento sobre su sexualidad,ja,ja,ja,ja,le he dicho que no le voy a enviar artículos tuyos escaneados sino 150 euros para que se vaya a ver al psiquiatra.

El segundo es un problema personal.Ahora resulta que "Willie" solo me sirve para miccionar y genera menos emociones que una foto de Susy Diaz calata?

Mamááááááá, no quiero leer el Somooooooooooooossss!!!!!!

Un abrazote

Jorge

Jen a dit…

mi querido Jorge, te lo advertíiiiii