mardi 5 février 2008

Chocolocos

No sé qué opinarán ustedes, pero yo creo que este diálogo solo podría darse en Suiza.
Escenario: el bus de las seis y media de la tarde, que sale de Friburgo y deposita en Rosé, mi pueblo, a los escasos pasajeros que llegan hasta el último paradero. Iba yo sola a bordo hasta que subió esta señora con dos tabletas grandes de chocolate en la mano:
-Quiere?, le pregunta al chofer*
-Bueno, gracias, ese es mi sabor favorito
-Claro, el chocolate negro es el mejor de todos
-Es el verdadero chocolate en realidad, y el que menos daño hace al organismo
-Sí pues, el peor es el chocolate blanco, tiene demasiados lípidos
-Eso ya ni siquiera es chocolate, pero hay gente a la que le encanta
-Había uno que no era tan malo, el Villars que venía con nueces
-Claro, eran nueces grandes y no había tanto chocolate blanco alrededor
-Pero ya no lo venden
-No pues, ya no es como antes. Ahora ni siquiera el chocolate negro es tan bueno
-A mí me gustaba el Callier-Nestlé, antes de la separación de Nestlé
-Era excelente, con setenta por ciento de cacao!
-Francamente, yo casi ya no compro de Nestlé
-Sí, parece que solo producen para el extranjero, ya no piensan en los consumidores suizos

*Desconozco cómo será en otras rutas, pero en la línea 338, que es la única que va directamente a mi jato, pasajeros y choferes se saludan con buenos días al subir y se despiden con gracias, de nada, que le vaya bien al bajar. Pueblo chico, modales grandes supongo.

8 commentaires:

Mil Orillas a dit…

jajaja!

En Bélgica seguramente también se daría ese dialogo.

Nací en Venezuela. Soy hija de españoles. Me siento española y venezolana. Las dos cosas por igual. Vivo en Madrid hace 10 años.
No he vivido en Lima.
Estuve una vez por dos meses y me enamoré del país.
Me me casé con un peruano hijo de chinos.
Y aquí vivimos.
Podría decir que el Perú es mi segundo país, a que Venezuela y España son para mí, un país, no dos.
AMO la literatura peruana, la oralidad, la música, la comida, el humor (tan diferente al humor venezolano y español)...

Sí. Un segundo país.
Y no consigo las aceitunas para hecer mi pulpo al olivo al mejor estilo Rosita Yimura.
Pero, cerca de casa, hay un restaurante que de vez en cuando tiene ceviche de conchas negras.

Y, como Magtán, pongo el dichosos "pues" donde no va...




jajajaja

cariños!

Petisita a dit…

y es cierto que la Nestle solo produce para el extranjero? yo antes antes antes, cuando era mas chiuita y se mencionaba la leche Nstlé, creia que era una marca Latinoamericana :)

Jen a dit…

Mil Orillas: gracias, ahora lo comprendo todo. Saludos!
Peti: pues no es que Nestlé solo produzca para el extranjero pero, al menos por lo que decían en el bus, parece que acá sienten que han sacrificado algunos aspectos de tradición o calidad para satisfacer la demanda extranjera. debe ser como cuando vas a un restaurante turístico-ficho en Lima y te sirven ceviche sin ají para que no les pique a los clientes-target

schatz67 a dit…

En Suiza el chocolate es una religión.Al margen de eso los pequeños diálogos que mencionas son a veces los unicos momentos sociales de calidad del que disfrutan las personas mayores que por lo general viven bastante solas.La gente reniega de los pueblos chicos pero te aseguro que en esos lugares la gente es más saludable,vive mejor y se muere de viejita y no de colerones.

Apropo, me he reído groseramente con tu nota sobre las pilosidades en el Somos 1104.Independientemente de sus características, a partir de ahora tu vello es público.

Saludos

Jorge

JuanPablo a dit…

Vaya, debo tener algo de Suizo, porque tuve un dialogo muy parecido con un amigo hace unas semanas!

Saludos desde Lima!

Jen a dit…

schatz: gracias! te mereces ser declarado un bello público.
Juan Pablo: sorrento o sublime? yo me quedo con el princesa, pero los chiquitos, no los que venden ahora que son en barra grande

Anonyme a dit…

Sí, el dialogo me parece cierto (y conocido) que lástima que a los suizos les interese más sus plantitas que el pellejo del prójimo (y más sí es extranjero y latinoamericano). Es triste ver la vida con ojos de turista, ser frívolo es bueno, serlo el 100% del día es suicida.

Jen a dit…

Pues yo prefiero no generalizar