vendredi 9 mars 2007

Pica pica


He postergado varias semanas el momento de buscar su significado en el diccionario. Y aunque ya sospechaba lo que quería decir, guardaba alguna esperanza de que se tratara de un animalito típico de estas tierras. Pero no, efectivamente, cada vez que Magtán me contaba de las veces que se había encontrado un tique y cada vez que yo leía en los diarios advertencias sobre el inicio de la temporada de tiques y las enfermedades que pueden causar me estaba negando a aceptar que me estuvieran hablando de garrapatas. Mecanismo de evasión que le llaman pues todo indicaba que se trataba de esos horripilantes bichos que en Lima únicamente vi una vez , en realidad primero lo palpé, en la piel de nuestra perra, la Goya.
"Se te suben y se alimentan de tu sangre", me explicaba Magtán, "a Zambi le he sacado unos bien gordos, pero yo solo me encontrado unos chiquitos, aunque una vez se quedaron las patitas cuando me lo saqué y tuve que ir al doctor". He ahí el único motivo que me servía para aferrarme a la posibilidad de que no fueran garrapatas: a quién se le ocurre ir al doctor para que te saque una? Pues no sé si sea una característica de las garrapatas europeas pero, según advierte la prensa, estos tiques son transmisores de dos enfermedades que pueden ser graves: la encefalitis del tique y la borréliose de Lyme. Los primeros síntomas de ambas son semejantes a la gripe, solo que la encefalitis suele pasar rápido y sin mayores consecuencias (a excepción de un 10% de casos); pero la borréliose causa inflamaciones del sistema nervioso y muchas veces sus estragos solo son identificables al cabo de varios anhos. Incluso hay vacunas para prevenirla, solo que no impiden que se te peguen los bichos.
Como las garrapatas hibernan en los meses más fríos y generalmente mueren debido a la sequedad del verano, la mayor cantidad de "mordeduras" se registra en primavera. O sea, ahorita no más. Magtán me jura por todos los picos alpinos que basta con echarse repelente pero el bombardeo mediático me hace sospechar algo un poco distinto.
Yo he tenido piojos, cuando vivía en Huancayo, y recuerdo que con Fiorella nos los sacábamos mutuamente cuando no teníamos nada mejor qué hacer. También se nos han subido varias pulgas -culpa de nuestros perros y gatos demasiado callejeros para que los productos ad hoc les hicieran efecto- que solíamos guardar cuidadosamente entre nuestras manos para soltarlas en los buses llenos de gente (éramos unas criaturas, no muy inocentes, pero criaturas al fin). Y nos encantaba jugar a matar zancudos compitiendo por ver quién hacía la mancha más grande y sanguinolenta en la pared. Pero garrapatas? Y eso que no les cuento el lugar del cuerpo humano en que prefieren alojarse, solo les diré que les encantan las zonas peludas, pero mayormente no logran sobrevivir para ubicarse en la cabeza.
La población de riesgo? Los caminantes -como mi marido y su perro- y los recolectores de champignhones, como mi marido, toda mi familia política, el perro y, a menos que encuentre una buena excusa a la brevedad posible, este pechito.
Yo siempre le he tenido reparos a la naturaleza, y en algún momento aprendí a aceptar sin complejos mi espíritu antirrural. Los viajes de Rafo León y los documentales sobre las maravillas del campo nunca me convencieron de abandonar la seguridad del cemento. Ahora veo que no me faltaba razón, pero me temo que es un poco tarde. Nunca como en estos días he visto tan entusiasmados a mis suegros y mi cunhada. Llaman a la casa para preguntarle a Magtán si en sus caminatas ya ha visto algunas morilles o bolets o paris (champignones todos), y para pedirle las coordenadas exactas de los points fijos. Y él que no, pero que ya no debe faltar mucho, porque el invierno casi no se ha sentido y seguro que pronto comienzan a brotar. Junto con las garrapatas, pienso yo y, al parecer, soy la única que lo piensa.
Mientras escribo estas líneas, Zambi duerme la siesta del que quizá haya sido nuestro último paseo hasta el próximo inverno. Y a mí ha empezado a picarme todo el cuerpo.

26 commentaires:

Fiore a dit…

La garrapata de la Goya!!!! que fuerte...me puedo morir de risa ahora mismo...las 3 corriendo en circulo, nosotras 2 espantadas con la idea de tocarla. Y la Goya emosionada que juraba que era un nuevo juego!!!
Por aca tambien hay piques y no se si sera el tipo de sangre pero, en una de las poquisisisisimas caminatas que he hecho, no se me subio ninguna a diferencia del empacho que se dieron con mi entenadito y con mi marido.
Debo admitir que ellos se las quitaron de zonas estrategicamente caletas... y las pusieron en un preparado que hice de vencina, alcohol, pisco y vinagre... me parecio que eso seria muy efectivo!!
Nada hermana, coraje, ponte unas medias muy altas y ajustaditas, metete en tus zapatillas mas guerreras y al regresar de recoger hongos (te compadezco mas por tener que hacer eso, que por la posibilidad de que se te suba un pique!!) ponte a buscar con ayuda de tu amado y de espejos contrapuestos.

Víctor Coral a dit…

¿No es que hay quienes tienen "sangre dulce" para garrapatas, piojos y demás bichos, y quienes no la tienen? Si estás entre los primeros, pues todo cuidado será poco. A un pata mío se le subían todas las pulgas de mi perro y lo acribillaban. A mí nunca me hicieron nada. ¿Ojalá nomás que al menos sea rico rascarse, no?

Mila a dit…

Yo pensaba que eran exageraciones, pero las garrapatas existen y dan muchos problemas. Un par de personas que conozco han terminado en el hospital con una fiebre y un malestar espantosísimo que nadie sabía de qué provenían, hasta que un médico les extrajo el bicho de marras del cuerpo. Luego entendí el porqué, entre las vacunas de mi perro, una de las más importantes para el veterinario fue la de la febre das carrazas (fiebre de las garrapatas). Y yo que entonces pensé que se trataba de pura exageración primermundista.
Ahora que me acuerdo, tampoco creí en los zancudos-tigre, hasta que los vi, y los sentí, y te juro amiga que no te lo digo para asustarte. Comparados a nuestros zancuditos peruchos, los tigre parecen unos bodybuilders y sus picaduras te hacen entender el nombrecito, que ya de por sí es intimidante. Bueno, anda preparándote para el verano.

el anónimo de las 13:56 a dit…

Costumbres bárbaras, animales salvajes... se lo dije Sra Llanos, ese país no es lugar para las personas civilizadas.

Jen a dit…

entonces solo me queda averiguar si tengo sandre dulce o salada.
pucha, mila, encima zancudos tigre, ahora sí no vuelvo a salir de mi cuarto.

g a dit…

Basta que escribas la palabra "garrapata" para que al toque una de ellas se meta en tu blog.
Ten cuidado con los comentaristas, chatita.
g

Anonyme a dit…

Uy amiga, veo que cierto innombrable ha empezado a invadir este espacio, otrora limpio de garrapatas...

OMAR ZEVALLOS a dit…

Bien piña Jen... ahora es cuando debes extrañar tu naturaleza citadina. Y nosotros aquí en Lima despidendo el caluroso verano y algunos de nuestro compatriotas luchando contra el dengue.
saludos

Anonyme a dit…

qué lástima que las garrapatas insidiosas hayan infectado tu blog, Jenny, échales el baygón de la censura de comentarios. Besos desde Lima. (Y pide que comenten tu post y no si tal o cual se metió al blog)

Olga

Anonyme a dit…

completamente de acuerdo con la chica de las 08:56.

Anonyme a dit…
Ce commentaire a été supprimé par un administrateur du blog.
Jen a dit…

caramba una termina de mudarse y esto ya parece el arca de enanoé. que no panda el cúnico!!

AT a dit…
Ce commentaire a été supprimé par un administrateur du blog.
el aguafiestas a dit…

garrapatas? aggggg!! Son las criaturas más repugnates, pero que las cucarachas. Y cómo sobreviven las condenanadas, pueden estar varias semanas sin alimentarse.

Una vez le encontre una a mi perro. Hice fumigar la casa, mande bañar al perro, lo vacuné, boté su antigua cama, pero hasta ahora se me escarapela el cuerpo cuando recuerdo eso.

Suerte.

El anti-garrapata a dit…

De acuerdo con aguafiestas, las garrapatas son las criaturas más repugnates, peor que las cucarachas. Y cómo sobreviven las condenanadas, pueden estar varias semanas sin alimentarse y, lo peor, es que aun así hambientas y sin chamba (al haber sido despedidas por razones inmorales), siguen posteando todos los días, invadiendo inclusive espacio ajeno.

Jen a dit…

ashhh, que fastidio tener que estar dando explicaciones como si fuera colegio. pero bueno: este es mi blog y lo abrí para mis amigos, pero entiendo que por definición este tipo de espacio tiene puertas abiertas; así que bienvenidos los curiosos y los distraídos; pero los que quieran ajustar cuentas, hacer denuncias de gravitante importancia o solo insultarse mutuamente, tienen haaaaarto espacio para hacerlo en otros blogs. tamos? se agradece

Anonyme a dit…

Es verdad, Jenny, que abriste este blog para tus amigos y amigas, quienes estamos encantadas de saludarte y de opinar, que es una manera de tenerte siempre cerca. Pero al tener un enlace en el periódico y, sobre todo, al permitir que un personaje con tan "excéntricos" precedentes y con tantos anticuerpos publique un comment aquí, pues generas necesariamente una puerta abierta para opiniones disidentes de quienes, en algun momento, se habrán sentido ofendidos por su proceder.
Bueno, pero si se pasan de faltosos, pues siempre podras usar la moderación de comments.
Suerte y un besito, amiga.
x

(no pongo mi nombre esta vez por razones de seguridad, obviamente).

Jen a dit…

La gente de Peru21 me enlazó sin consultarme, y si bien no me molestó tampoco asumí ningún compromiso sobre contenidos ni filtros. en fin, ya estuvo bueno de este tema no?

mar a dit…

aggg garrapatas, ni cucarachas ni nada. pero para nos los tercermundistas: habìan esos bichos por allà??? asu. sorry por ser todos tan metetes, en cuanto a perù21 sòlo recomienda tal o cual blog y creo que el tuyo es para recomendarlo, igual no hubiera llegado a leer "mas respeto que soy tu madre" que tambièn es para reirse un poko... bueno un montòooon. asì que amiga a kien le pique que se raske, pero se buena y deja que podamos leerte y reirnos aunke sea un pokito en nuestra lima color panza de burro. cariños y èxitos en tu nvo. depa.

G a dit…

Jenny:
no solo Peru21 te ha enlazado. A causa del comentario de Coral, ahora tienes enlaces en:

http://puertoelhueco.blogspot.com/

http://www.elhablador.com/blog/

http://uterodemarita.com/

http://cesarhildebrandt.wordpress.com/

http://la-fortaleza-de-la-soledad.blogspot.com/

Resaltan esta parte: “Yo he tenido piojos, cuando vivía en Huancayo, y recuerdo que con Fiorella nos los sacábamos mutuamente cuando no teníamos nada mejor qué hacer. También se nos han subido varias pulgas (…) que solíamos guardar cuidadosamente entre nuestras manos para soltarlas en los buses llenos de gente (éramos unas criaturas, no muy inocentes, pero criaturas al fin). Y nos encantaba jugar a matar zancudos compitiendo por ver quién hacía la mancha más grande y sanguinolenta en la pared (…)”.
Saludos,
G

Jen a dit…

que cague de risa, imagínate, si lo he escrito en internet no es precisamente porque me dé roche que alguien lo reproduzca. pero gracias por el dato.

Fiore a dit…

Jaaaaaaaaaaaaa!!! Han publicado en un diario de Lima que nos sacabamos mutuamente los piojos???? que bueno que no publicaron que cuando los atrapabamos no sabiamos matarlos y corriamos a llamar a la abuelita, a la Delia o nuestra madre!!!

Jen a dit…

bueno, no en un diario, sino en otro blog o en varios, no sé. así que ya todo el mundo se ha enterado de nuestro piojoso pasado

Anonyme a dit…

Quesasuiza!!! cómo van las garrapatas? Todavía estás invicta? No le des tantas vueltas al tema, sal a cosechar hongos y que Magtan te rasque donde te piquen!!! Muchos besos de la mistiana

Jen a dit…

beso mistiana, cuando te caes por los alpes?

Tieregarten a dit…

Termino de leerte y me rasco febrilmente un tobillo. Será un tique alpino? Horror. (Oh casualidad, estuve en Lima hace unas pocas semanas).
Frecuentaré tu blog !