lundi 6 août 2007

Huracán Fiorella

Mi hermana estuvo unos días con nosotros y todavía estoy recuperándome de su visita. Supongo que a ella también le siguen doliendo las pantorrilas de tantas calles empinadas y trochas boscosas que hemos recorrido. Qué tal aguante para ser alguien que está convencida de que el deporte es dañino para la salud.
Vimos cinco venados, una ranita, un presunto zorro (estábamos demasiado lejos, y también pudo ser una gallina), ovejas que parecían dibujos animados y tuvimos que escaparnos de una mancha de vacas que nos miraba con muy malos ojos. Nosotras atribuimos su hostilidad a mi chompa roja pero Magtán dice que eso no tiene nada que ver, que seguro estábamos hablando muy fuerte (muy posible) o que tenían a sus terneritos con ellas (en efecto) o que simplemente les dimos curiosidad (pero no sabe explicarme por qué sería eso).
Nos fuimos a Ginebra, recibimos el 1 de agosto (fiesta nacional de Suiza) entre Avenches y Payerne con fuegos artificiales como telón de fondo, pasamos por el mercado de verano de Bulle que parecía de invierno porque nos moríamos de frío y comimos chifá buenazo en la rue de Lausanne. Encontramos champignones, zapatos para la descomunal talla de mi cuñado y una toalla con la bandera suiza que voy a llevar a la Pampilla cuando vaya a Lima.
No probamos raclette, ni fondue, ni fôret noire, tampoco quesos exóticos ni ningún plato tradicional de la región. En cambio, nos empachamos de chocolates Princesa (más yo que ella, a decir verdad), galletas Charada y arroz a la cubana, todo lo cual fue debidamente digerido gracias a los buenos oficios del té de canela y clavo que mi mamá tuvo la delicadeza de incluir en la encomiendaza que nos mandó para que la recibiéramos juntas en Suiza.
Se llevó una lata de cornichons (pepinillos encurtidos creo), mi libro de Les Bienveillants y unas tabas que me quedaban muy grandes. Y me dejó la pena de que aunque ahora vivamos más cerca que hace un año, todavía sigamos demasiado lejos como para hacer todo esto más a menudo. De todas maneras, es una suerte tener a alguien tan paja a menos de una hora de vuelo, diez horas de tren y quince horas de auto.

Arriba: La foto tendría más sentido si se vieran los fuegos artificiales detrás, pero igual la imagen da una idea clara de Fiorella. Abajo: Del campo a la ciudad: En un alto del trencito de Friburgo, muy correctas para que la amable señora que nos tomó la foto no se lleve una mala impresión de las migrantes latinas. / Antes de adentrarnos en el bosque, mi hermana ensaya el truco fotogénico de Victoria Beckham (morderse la parte interior de los cachetes), a mí me basta con parecerme lo menos posible a la vaca que asoma por abajo.

9 commentaires:

schatz67 a dit…

En la segunda foto se ve que son hermanas, estan igualitas,ja,ja,ja,ja,ja.

Fuera de bromas, es muy bacán tener a un hermano relativamente cerca cuando vives taaaaaaan lejos.

Un abrazo

Jorge

Jen a dit…

a pedido de fiore te aclaro que ella es más altaaaaaa

Petisita a dit…

Chocolates princesa!!! que rico, aca tampoco hay esas delicias. Y a mi no me parecen tan parecidas ah, igual que lindo que la tengas cerca, vas seguido a verla? saludos desde el caluroso W ashington,DC.

Anonyme a dit…

Eso de ver fauna es todo un privilegio. En Alemania he podido ver venados corriendo, que increibles atletas!! los zorros en la madrugada en las afueras de la ciudad, las martas que se comen las mangueras del liquido de frenos tambien de noche, salamandras de fuego, pero ninguna mariposa. Un conocido que vive en otra ciudad hizo esa observacion. Algo que deberia ser tan facil de encontrar en los parques del centro o en los prados de las afueras, pero nada de nada, bueno consecuencia de los quimicos enla agricultura, otra cosa no me imagino.

Fiore a dit…

Jaaaaa!!!!!Esa Victoria B. es lo maximo, claro que todavia no domino la tecnica, pero si no, creo que dara buenos resultados en el futuro.
Tambien nos dieron ataques de risa, revivimos personajes y alargamos paseos hasta casi perdernos en la noche.

LaTInSKa a dit…

Para las Llanos Jimenez es grato saber de Uds y pensar q nos conocemos desde las fiestas con piñatas y jugando en la quinta con sus tios y Uds cuando crecieron jajaja.. justo a sus papas los vi en un almuerzo q hicieron mi familia cuando llego Walter este verano y pregunte por Uds y tambien hablo con Moni (con ella mas seguido)me contaron sus buenas nuevas :) un beso para ambas y espero tener contacto con uds niñas .... latinska@hotmail.com

GIGIO :P

Jen a dit…

hey!!! qué tales recuerdos, un gusto tenerte por aquí.

Fiore a dit…

Asu!! De pronto no solo tengo la imagen de las piñatas rellenas de tesoros sino tambien de las gelatinas de todos los colores, la canchita, la mazamorra de mi madre, los alfjores y gorgueros (no se si asi se escribe pero asi me suenan)rellenos de manjar blanco...y las medias cubanitas claro esta!! Gracias por los recuerdos Gigio.

Jen a dit…

ya, pero en los tonos de Gigio había unos payasos que nos daban miedo, por lo demás solo sweet memories