vendredi 13 juillet 2007

Fruta prohibida

Cambias de país y, jua, te conviertes en un consumidor de productos exóticos. Mi exotismo consiste en una palta a la semana, un plátano para freír cada quince días y dos granadillas al mes. Parece muy austero, y lo es pero solo en términos calóricos porque si pasas a hacer cuentas se convierte en un verdadero derroche. Cada uno de estos prductos cuesta, por unidad, 2,5 francos suizos, o sea cinco solazos. Diez soles por dos granadillas!!! será por eso que me las como con más gusto, y que me banco la cara de desconcierto que necesariamente ponen las cajeras del supermercado cada vez que se topan con esta rareza de fruta (y de cliente tal vez). Primero, como es un producto poco tradicional, su nombre no figura en el sistema digital de registro. Así que las chicas tienen que acudir a una hojita toda garabateada donde les han anotado los códigos de las excentricidades. Luego, no saben cómo se llama, así que no tienen idea de cómo buscar. Al parecer, la granadilla no tiene traducción en francés, simplemente la pronuncian en francés: Genadila. Enseguida vienen las preguntas de rigor, que si es rico (bueno, sí, crees que voy a desbancarme para comer algo feo?), que a qué sabe (a ver, tú explícame a qué sabe la choucroutte y luego yo te explico), de dónde viene (eso está indicado en tu hoja mamacita, pero en fin, de Colombia, aunque también la producimos en mi país por si acaso) y de dónde vengo yo (a ver adivina, no México no, Bolivia tampoco, nada? de Perú, y la respuesta casi clásica: ah!!! yo admiro la cultura maya) Todo con muchas sonrisas y buena onda, por supuesto. Solo que, francamente, es una granadilla!! Magtán no entra en vainas: a la primera responde que es horrible, que parece moco y que es la última vez que la compramos. Así salimos más rápido y la gente de la cola no nos mira tan feo.

7 commentaires:

Anonyme a dit…

Sólo cuando uno está afuera se da cuenta de las delicias q hay acá y ni q decir de los precios!!!Comer en Perú es baratiiiiiisimo y delicioso!!
Val

Jen a dit…

hola Val. No, yo de las delicias me había dado cuenta hace rato, pero los precios son los que me sacan de cuadro

schatz67 a dit…

Aqui en Perusalem se han puesto de moda las juguerias que combinan sabores de frutas que hasta hace poco no eran tan comunes (en la capital por lo menos)

Jugos de granadilla con naranja y chirimoya son tan exitosos como aquel de tumbo con papaya y fresa. Igual de ricos,por supuesto, que el jugazo surtido del mercado que viene con su yapa más.

Piensa en un negocio asi en Suiza Jen.Algo que combine fair trade,frutas exóticas y un producto original.La hacemos linda,por mi marecita.

Un abrazo

Jorge

Jen a dit…

ay, qué rico, como los jugos de Las Delicias!! el problema acá es que las frutas son caras, salvo por las manzanas que son las únicas que encuentras todo el anho.

Mil Orillas a dit…

JAJAJAJAJA!

¿la cultura maya?

!Por Dios!

Mila a dit…

Amiga, Jorge tiene toda la razón. Hay una empresa brasileña que se ha hecho rica con eso aquí en Portugal. Exporta desde el Brasil su rica -y barata- fruta (bolsitas que contienen solo la pulpa congelada) y se la venden a los restaurantes portugueses a los precios del mercado local. Basta meterla en la licuadora con un poco de agua y azúcar, y la cobras a 3 euros el vasito. Y mientras más desconocida o "exótica" sea la fruta, más cara es. Buen negocio, no?

Anonyme a dit…

en Pucallpa hay locales que tienen jugos como de 50 frutas distintas Con las combinaciones serian mucho mas) claro que a veces solo determinada epoca del anho, para conseguir algunas creo que tienes que pelearte con los monos porque solo hay en el bosque.
Si alguna vez llegas a la rica Pucallpa tienes que probar el: Copuazú, cocona, huasaí, aguaje, camu camu, caimito, zapote, humarí. EL UNGURAHUI es de pelicula, es una palmera que tiene la pulpa grasos, si le agrgas azucar parece leche con cocoa. Una granadilla es de lo mas comun. Pero tambien hay muchas silvestres.