samedi 7 juin 2008

En la luna

"Verdad que ayer te tocó Massimo Lorenzi?", es lo primero que me pregunta uno de mis coordinadores apenas piso el centro de acreditaciones. Quién?, le respondo, todavía amodorrada después de mi viaje en tren. "Lorenzi, el de la tele". Ajá, ya me tinkaba que ese señor tan grandote e impecable era una especie de celebridad, de hecho recuerdo su nombre porque no es usual recibir gente tan bien puestecita y perfumadita. Además, recogió una credencial de prensa, así que tan suspicaz tampoco había que ser. Pero de ahí a sospechar que tuviera frente a mí a una estrella de la televisión suisse-romande, pues francamente ni por aquí.
-"No lo conoces?", me repregunta incrédulo.
-Pues no, o sea sí, debo haberle visto la cara alguna vez, pero ayer con toda la gente que había no tuve tiempo para ubicarlo. Oye, y tú cómo sabes que yo lo acredité, si ayer no viniste?
-Me contó Valerie
Valerie es mi vecina de ventanilla, y aparentemente estaba cruzando los dedos para que Lorenzi, le toque a ella. Imagino que no es el primero y tampoco será el último famoso que me pase por delante sin que me dé cuenta. En principio, porque la mayoría probablemente provenga de otro país (tipo el Gustavo Barnechea de Noruega o , qué se yo, la Johanna San Miguel de República Checa), que fue lo que me pasó hoy por la mañana:
-"Te apuesto a que no sabes a quién le acabas de dar su acreditación", nuevamente mi coordinador
-Ni idea
-Thomas Helveg!!!
-...
-Helveg! uno de los más grandes jugadores daneses de la historia
-Manya, y todavía juega?
-No, si le acabas de dar una credencial de prensa
-Ya decía yo
-Creo que conduce un programa en su país
-Manya, haberlo sabido antes no?
En realidad no. De hecho, es la primera vez que uno de mis peores defectos -soy muy distraída- cobra ribetes de virtud: el manual del voluntario especifica puntualmente que debemos mantenernos discretos y respetuosos frente a las "personalidades" que crucemos durante nuestro trabajo: o sea, nada de autógrafos ni fotos. Ergo, estoy quedando reeeeegia sin querer queriendo.
Arriba: Massimo Lorenzi, o era Lorenzo Massimi? Abajo: El archifamoso Helveg

8 commentaires:

Jassy a dit…

jejejejejeje me encanta esa sutilesa para decir que no sabes ni papas, estas quedando reeegia.
Beso, yo delante de Helveg hubiera temblado jejeje

George a dit…

uy, en tu lugar no hubiese atinado a nada de nada.... es que de futbol se tanto como conducir una nave espacial...

pero mostro eh.

Anonyme a dit…

Ese checo tiene un gran parecido con el cuerazo de Beckham, aunque el italiano esta mejooooooor!!!. Sigo envidando tu suerte!!!:)
Val

Jen a dit…

Jassy: tú lo manyas o te parece guapo no más? porque en ese caso tendrías que haber visto a los armarios roperos austriacos que pasaron por mi point
george: chócala
Val: se parece no? pero es fotogénico ah

Claudia B. a dit…

Todo bien si n cono conoces a Helveg ..quien será? jajaj ...pero y si se aparece por allí Figo o Fernando Redondo( argentino pero jugó y tanto tiempo en Italia y España que fácil podría estar de comentarista- periodista), tampoco los manyas ni se te mueve un pelo?? ..nooo te creoo!!

Fiore a dit…

Hermana querida estarás quedando regia con tu "jefes" pero me estás empezando a decepcionar.
Vaya y pase que no los reconozcas pero con esas pintas, ni un coqueteo has cometido? ni un guiño de ojo con sonrisa de medio lado? ni siquiera un piropo? por favor dime que por lo menos que los miras con "gourmandise" ... de otro lado, aprovecha tu pase para entrar al estadi cuando no hay match, para ir a los entrenamientos oe!! y asi le consigues un super autógrafo a tu sobrino.

Jen a dit…

fio, y tú de donde sacas que no hago ojitos?

Petisita a dit…

Lorenzo Massimi juaaa juaaa:D
Ay Jen, pero alguno habrá que no se te pasa. Que interesante y divertido l que estas haciendo, pero ni un partidito te dejan ver?
avisame si conoces a alguno de mis tanos amados.