samedi 30 décembre 2006

Peligro, ovulando



Le digo a magtán que ya estuvo bueno, que apenas pasen los feriados pido una cita para que me saquen los ovarios. "T'enlever les ovaires?", me repregunta en francés con la esperanza de haber entendido mal lo que le grunhí en espanhol y tratando con todas sus fuerzas de no mostrar el menor fastidio. Exactamente, estoy harta de esta huevada cada mes. Imagino lo que está pensando, además por supuesto de lamentar la hora en que se inscribió en esa página de internet para conocer chicas: Y los hijitos?
Estoy esperando que me lo diga, que se atreva no más a salirme con eso ahorita que sin haber concebido bebé alguno tengo la panza hinchada, como si llevara gemelos. Mientras se dirige al banho, voy macerando unos 19 argumentos para demostrarle lo egoísta que es al pretender imponerme sus suenhos de paternidad. Claro, como él no va a salir embarazado ni tampoco tiene que padecer la furia de sus hormonas cada 28 días, qué le va a importar mi calvario mensual. Ja, y luego quién se va a quedar con el cuerpo deforme, toda llena de estrías y chisgueteando leche. Estoy en guardia, tengo sed de sangre, valga la desagradable figura retórica.
Magtán regresa del banho con un vaso de agua en una mano y un analgésico-desinflamante en la otra. Bien jugado, chochera. Vamos por buen camino.

2 commentaires:

Mu a dit…

:)

EllA a dit…

Estos hombres de la shit jamas entenderan lo diferente que es para una mujer embarzarse y rifarle sus sueños al destino...Por eso solo nos queda mantenernos firmes a nuestras convicciones!! Fuerza!! ;)