vendredi 5 janvier 2007

Libre al fin


Hoy cumplo un mes en Suiza, y la efeméride se me hubiera pasado de no ser porque hoy, vía correo postal, recibí mi autorización de estadía. Es decir, hasta ahora tenía una visa especial para matrimonio, que tiene una validez de noventa días, plazo en el cual tenía que casarme o, caso contrario, abandonar el territorio de la confederación helvética sin pena, gloria, dudas ni murmuraciones.
La visa de novia solo te permite una entrada, es decir nada de turismo hasta que usted se case, porque si sale no vuelve a entrar, que esto no es un tour placentero sino un compromiso matrimonial oiga usté. Dicho sea de paso, en estos treinta días ya cometí mi primer delito: me fui a Francia para Anho Nuevo, pero eso entre nos.
Magtán no entendía mi agobio cuando recibí la dichosa visa de novia, hace ya como tres meses. O sea que no puedo salir de Suiza hasta que me den la autorisation de séjour? No, amog, pego dónde te quiegues ig. No sé, es que, tú sabes, tu país apenas tiene 41 mil kilómetros de superficie, ves? y el mío tiene un millón 285 mil punto 215 kilómetros cuadrados de Tacna a Tumbes, entiendes? No, amog. Es que en Suiza hay 7.5 millones de habitantes, la misma cantidad que en Lima!!!! Amog, tú mides un metro y medio, paga qué quiegues un país tan gjande!!!! Así de práctico me había resultado el esposo. Y yo así de neura le salí. Se me ocurría que fácil iba a venir Juanes a cantar a Berlín, o que Manu Chao se presentaría en Amsterdam, y yo encerrada en mis 23 cantones. Yo, que no voy a conciertos porque no veo nada y me da claustrofobia. Pero por algo hay que angustiarse en esta vida.
Bueno, ahora estoy autorizada a desplazarme como jenny por su jato durante un anho en Suiza y el territorio Schengen (esa visa ya la tenía lista por si la historia de amor no funcionaba y me daba demasiado roche regresar al Perú con la humillada cerviz). Solo que no sé a dónde quiero ir. Ta bonito por acá, a decir verdad. Además, manhana vamos a hacer las compras para la semana, tengo que llevar al perro al veterinario porque parece que esta resfriado, quizá vayamos al cine en estos días y ahora sí estoy decidida a ver cómo me sale una receta estilo chifa. Pero mi flamante permiso me reclama estreno inmediato. Ay libertad, francamente, a veces me abrumas con tu abanico de posibilidades.

2 commentaires:

MEC a dit…

Si quieres recetas de chifa avisa pe que aquí tengo para regalar. Lo digo para que eduques el paladar de Magdan en nuestra vena china que no tiene na'que ver con los chinos. Bien paja tu blog. Me mato de risa cuando lo leo.

Jen a dit…

mi estimada, hoy compré todo lo que encontré en la sección oriental del carrefour, salsa de ostión, salsa agridulce (que me sabe a tamarindo) y aceite de ajonjolí, ah también kion. solo falta que agarre valor. voy a empezar por un humilde arroz chaufa creo.